“Las primeras impresiones no siempre son acertadas, pero yo no le veo como la clase de tipo que vaya a sentar cabeza en Finsbury Park y criar a un puñado de cortadores de kebab.”


Si te gustó la escuela te encantará el trabajo, Irvine Welsh, 2007

Hilarante! El título y la portada del libro son una declaración de intenciones. Irvine Welsh vuelve al ataque con sus célebres dosis de ironía y provocación, regalándonos este libro recientemente publicado en España por Anagrama.
Tras “Acid House”, recupera el género breve, ambientando esta vez sus historias en lugares periféricos de Escocia, España y Estados Unidos, escenarios ideales para retratar a sus característicos personajes marginales, en constante búsqueda de una identidad, de un reconocimiento en su entorno y en el mundo, y a la vez resignados a su estado de perdedores, destinados al fracaso.
Es genial como Irvin Welsh se salta continuamente los códigos de lo “políticamente correcto”, (que tanto intervienen hoy en día en todo tipo de mensaje, al punto que todo queda bajo una homogenea e irreal patina rosada). Welsh pasa de ser polite , usa un lenguaje vulgar e irreverente y se atreve con todo: desde la presentación de unos mejicanos homófobos, a las pingües humedades de una ex Miss Arizona agarrada obsesivamente a su pasado, a unas irritantes pijas emocionadas con la cocina de fusion asiática, hasta los problemas de un padre que huye de su peculiar entorno femenino: una hija adolescente, una ex entrenada para matar, una amante muy dispuesta, una diosa bigotuda y otras intervenciones estelares.
“El reino de Fife”, la novela corta que cierra el libro, reproduce con sarcasmo e ironía el ambiente de un pequeño pueblo de la Escocia profunda, plagado de situaciones y personajes grotescos, surrealistas y a la vez absolutamente auténticos. La construcción de la narración, por boca de sus protagonistas, recuerda la estructura de “Trainspotting“, el primer libro que leí de Irvine Welsh tras haber visto su excelente transposición cinematográfica. Desde entonces soy fan de este escritor y es un placer comprobar que no defrauda como autor cómico de situaciones trágicas, que sigue sorprendiendo con la creación de unos mundos y unos personajes que beben de la realidad para llegar siempre un puntito más allá. Cuando crees tener controlado un personaje o una situación, Welsh introduce un giro de tuerca grotesco y te deja con la boca abierta.
Una lectura divertida y refrescante para para pasar un buen rato. No me cansaré de recomendarla.

Una crítica que me ha gustado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s